Este artículo está basado en el “Spanish Consensus Statement. The Treatment of Muscle Tears in Sport (2015)” o traducido al castellano, “Documento español de consenso para el tratamiento de roturas musculares en el deporte”, que fue elaborado en 2015 por treinta y cinco doctores españoles en medicina deportiva en base a la evidencia científica.
Para su elaboración, los doctores respondieron a un cuestionario que comprendía una serie de preguntas relativas a las indicaciones terapéuticas de aplicación general en las cuatro fases existentes en el proceso de reparación muscular.
En las respuestas se dieron cuatro niveles de consenso a la hora de recomendar un tratamiento: unanimidad (el 100% de los expertos coincidieron en la recomendación); muy recomendado (99 % -75%); recomendado (74%-55%) y controversia (<55% estuvieron de acuerdo).


FASES DEL PROCESO DE REPARACIÓN MUSCULAR

1.- Inflamatoria: 1 a 3 días de duración.
2.- Degenerativa y de vascularización: hasta el día 14, tras la lesión.
3.- Estimulación celular, proliferativa y fibrótica: hasta el día 28, tras la lesión.
4.- Remodelación: hasta 3 a 6 meses, tras la lesión.


 

1.- FASE INFLAMATORIA: 1 a 3 días de duración

Unanimidad en:

  • Utilizar crioterapia o aplicar hielo en la zona afectada. No hubo acuerdo en cuanto al tiempo y frecuencia de su aplicación, ya que se ha demostrado que una aplicación excesiva produce una disminución en el metabolismo celular y una posterior ralentización del proceso de reparación del músculo.
  • Colocar en elevación la parte lesionada.
  • No practicar deporte (descanso deportivo).
  • Evitar la inmovilización completa con sistemas rígidos como escayolas, férulas… (moverse dentro de las posibilidades y limitaciones de la propia lesión).
  • Tomar analgésicos en función de la intensidad del dolor.

Muy recomendado:

  • Utilizar vendaje compresivo u otros tipos de compresión elástica para mejorar el retorno venoso, el flujo de sangre y la reabsorción del hematoma.
  • NO utilizar antiinflamatorios no esteriodeos (AINE’s) como ibuprofeno, aspirina o diclofenaco (voltaren) por ralentizar el proceso de reparación.
  • Drenar el hematoma solo en la presencia de dolor intenso o compresión neurovascular.
  • Iniciar la movilización de la zona lesionada según el grado de dolor.
  • Realizar ecografía de la lesión transcurridas de 48 a 72 horas tras la lesión. Realizarla con anterioridad puede dar falsos diagnósticos.
  • Tomar biorreguladores de la inflamación de forma tópica u oral.

Recomendado:

  • Drenar el hematoma siempre que sea posible.

Controversia en:

  • Utilizar el diagnóstico por imagen mediante resonancia magnética (RM). En esta fase inflamatoria temprana la RM fue considerada de utilidad por solo el 40 % de los médicos.
Rotura muscular

En la representación observamos como realizamos una elevación del miembro inferior lesionado, aplicamos crioterapia, y realizamos un vendaje compresivo con el fin de favorecer el retorno venoso, el flujo de sangre y la reabsorción del hematoma debido a la rotura muscular. Ponemos como ejemplo una rotura muscular del gastrocnemio interno del miembro inferior derecho.

 

 

2.- FASE DEGENERATIVA Y DE VASCULARIZACIÓN: hasta el día 14, tras la lesión

Unanimidad en:

  • Realizar contracciones musculares en función de la tolerancia.
  • Realizar estiramientos indoloros.
  • Realizar ejercicios isométricos.
  • Mantener la condición aeróbica (por ejemplo, haciendo ejercicios en el agua o bici en función de la parte lesionada).
  • Aumentar progresivamente la realización de ejercicios técnicos específicos para cada deporte para mantener la condición física y la propiocepción, evitando usar la zona lesionada.

Muy recomendado:

  • Aplicar técnicas de fisioterapia que aumentan la vascularización de la zona como termoterapia.
  • Realizar estudio ecográfico.
  • Aplicar terapia enzimática por vía oral con el objetivo de aumentar la degradación de las fibras extracelulares dañadas y de la matriz.

Recomendado:

  • Usar técnicas y fármacos que mejoran la vascularización.
  • Aplicar técnicas de termoterapia junto con fármacos.

Controversia en:

  • Usar factores de crecimiento transformante beta (TGF-beta) por existir algunos de ellos que promueven la fibrosis.
  • Dar masajes en la zona afectada.
  • Utilizar fármacos que aumentan el suministro de oxígeno.
  • Utilizar fármacos estimulantes de células madre satélite.
Rotura muscular

Continuando con el ejemplo anterior, en la representación observamos como el paciente realiza de forma activa un estiramiento indoloro del músculo lesionado por la rotura muscular, facilitándolo con una cinta elástica.

 

3.- FASE DE ESTIMULACIÓN CELULAR, PROLIFERATIVA y FIBRÓTICA (reconstrucción y cicatrización): hasta el día 28, tras la lesión

Unanimidad en:

  • Realizar estiramientos basados en el dolor.
  • Aumentar la demanda mecánica del músculo lesionado en base al dolor con contracciones isométricas, concéntricas y excéntricas.
  • Empezar con movimientos básicos con técnica específica de la especialidad o deporte practicado e ir avanzando de forma gradual.

Muy recomendado:

  • Realizar estudio ecográfico para ver la evolución de la lesión.
  • Promover el uso de sustancias y técnicas antifibróticas.
  • Aumentar la ingesta de proteína (suplementos metabólicos) en caso de una nutrición deficiente, pero un ambiente rico en aminoácidos parece favorecer la reparación de la lesión muscular.

 

Continuando con el ejemplo, en el vídeo podemos observar cómo vamos aumentando la demanda mecánica del músculo lesionado por la rotura muscular, pidiendo a nuestro paciente que realice el siguiente ejercicio de forma activa, podemos ver como trabaja de forma excéntrica llevando el pie a flexión dorsal partiendo de flexión plantar, facilitando el trabajo concéntrico ayudándose del miembro inferior sano.

4.- FASE DE REMODELACIÓN: hasta 3 a 6 meses, tras la lesión

Unanimidad en:

  • Continuar con las indicaciones anteriormente mencionadas e ir aumentando progresivamente las exigencias mecánicas en el músculo afectado, teniendo cuidado con la naturaleza de las contracciones realizadas.
  • Es el momento de decidir el retorno del deportista al entrenamiento o actividad deportiva.
  • Comenzar los entrenamientos específicos del deporte cuando las técnicas deportivas básicas están libres de dolor y muestran el mismo rango de movilidad que el miembro no afectado al mismo tiempo que muestra una velocidad adecuada de contracción.

Continuando con el ejemplo, podemos observar cómo llegamos a la fase final de la recuperación, aumentamos las exigencias mecánicas y comenzamos con técnicas más complejas.

¿CUAL ES EL MOMENTO ADECUADO PARA VOLVER A LA ACTIVIDAD DEPORTIVA?

Sobre la decisión del momento adecuado para volver a la actividad deportiva, los doctores consideraron:

  • 100% si los movimientos básicos de la técnica deportiva se ejecutan en ausencia de dolor.
  • 92,3% si el estiramiento se hace sin dolor.
  • 84,6% si las contracciones se realizan sin dolor

 

BIBLIOGRAFÍA:
Fernandez-Jaén TF, Rey GÁ, Cuesta JA, Loureda RA, España FÁ, Matas RB, Pazos FB, de Dios Beas Jiménez J, Rosell JC, Fernandez CC, Ros FE, Colmenero JE, de Prado JF, Cota JJ, González JI, Santander MG, Munilla MÁ, Ruiz FI, Díaz FJ, Marqueta PM, Fernandez AM, Benito JJ, Vilás RO, Teres XP, Amaro JP, Roque JP, Parenteu CR, Serna JR, Álvarez MS, Marchori CS, Soto Mdel V, Alonso JM, García PG, de la Iglesia NH, Alcorocho JM. Spanish Consensus Statement: The Treatment of Muscle Tears in Sport. Orthop J Sports Med. 2016 Feb 4;3(12):2325967115622434.

ROTURAS MUSCULATES: PARTE 1