LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

1.- ¿Qué es?

Trastorno neurodegenerativo con carácter progresivo y crónico y de origen desconocido en el que existe una afectación en las neuronas dopaminérgicas de los ganglios basales, cuyo neurotransmisor es la dopamina. Es por ello que existe un déficit de dopamina en los pacientes afectados con Párkinson.
Se considera la segunda enfermedad neurodegenerativa después del alzheimer y que hay una mayor prevalencia en hombres y en mayores de 65 años.

2.- ¿Qué ocurre cuando hay déficit de dopamina?

La dopamina se encargada de la transmisión de la información para un correcto control del movimiento corporal, por lo que la existencia de la destrucción de estas neuronas dopaminérgicas provoca la falta de control del movimiento en los pacientes afectados por parkinson.

3.- Síntomas propios del Parkinson

Tétrada sintomática:

  • Temblor en reposo.
  • Rigidez.
  • Bradicinesia.
  • Alteración reflejos de enderezamiento. Trastorno en la postura e inestabilidad postural, lo que denominaríamos como pérdida de equilibrio.

Otras características destacadas del Parkinson:

  • Poca expresión facial.
  • Sialorrea.
  • Hipotensión arterial.
  • Depresión.
  • Deterioro cognitivo.
  • Disminución de la velocidad al caminar.
  • Reducción del desempeño funcional.
  • Gran riesgo de caídas según el estadio de la enfermedad.

4.- Diagnóstico

Se realiza a través de la historia clínica, una exploración física y neurológica exhaustiva y la comprobación de la existencia o no de los síntomas más propios de la enfermedad.
Sí se conoce que existe una escala de valoración para los profesionales sanitarios que pueden objetivar la severidad del estado de la enfermedad: La escala funcional de Hoehn-Yahr; estableciendo 5 estadios de la enfermedad.

5.- ¿Tratamiento?

No existe cura para el Parkinson. El tratamiento va orientado a la sintomatología existente en el paciente y a evitar la progresión de la misma.

5.1.- Tratamiento farmacológico:

Orientado a suplir el déficit de dopamina propio de la enfermedad.

5.2.- Tratamiento desde el área de rehabilitación:

Orientado a la mejora de la calidad de vida del paciente.
Se debe llevar a cabo por un equipo multidisciplinar, embarcando todos los aspectos existentes en cada paciente.

5.2.1.- TRATAMIENTO DESDE EL ÁREA DE LA FISIOTERAPIA

El tratamiento desde el área de Fisioterapia para el Parkinson se enfoca en la mejora de la calidad de vida del paciente.
Los objetivos a plantearse de cara a la rehabilitación de cada paciente se establecen en conjunto con el propio paciente, la familia y entre el equipo multidisciplinar que intervenga.
Aspectos a destacar del trabajo realizado desde la Fisioterapia son:

  • Fortalecimiento de los músculos antigravitatorios para una correcta alineación corporal y con ello conseguir una buena postura para diversas funciones corporales como la marcha.
  • Trabajo de la resistencia muscular de cara a las tareas funcionales.
  • Mantenimiento y mejora de la flexibilidad de los músculos y estructuras corporales para una buena movilidad corporal.
  • Mejora del equilibrio. Importante el trabajo del mismo, ya que la falta de estabilidad y equilibrio estático y dinámico es uno de síntomas más comunes en las personas afectadas por Parkinson, y además es uno de los síntomas que más preocupan a los pacientes y familiares por ser el causante, en gran medida, del riesgo a caídas y los inconvenientes que surgen a partir de las mismas.