Actualmente el deporte y el ejercicio físico se han convertido en parte fundamental de nuestras vidas, incluso llegando a ser para muchos una filosofía, una manera de vivir.

El deporte es esencial para el correcto desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo. Influye tanto en el aspecto físico como en el mental además de aportar numerosos beneficios como por ejemplo, prevenir enfermedades, luchar contra el estrés y el insomnio o la depresión y mejorar nuestro sistema locomotor.

Hasta ahora hemos visto los aspectos más positivos de practicar deporte pero no podemos ignorar que también tiene aspectos negativos como las lesiones.

Causas más frecuentes de las lesiones deportivas

Las lesiones pueden derivarse de numerosos factores como por ejemplo una inadecuada preparación física, un mal calzado o un sobreesfuerzo. Cuantos más factores aparezcan más posibilidades hay de lesión.

Podemos dividir las causas más frecuentes en tres grupos; factores predisponentes, factores extrínsecos y factores precipitantes.

Hablamos de factores predisponentes cuando nos referimos a una inadecuada preparación física (Calentar tirar, estirar, Gesto deportivo incorrecto….),desmotivación, cansancio o una mala nutrición.
Otros factores como un mal equipo o servicios, un mal calzado, las mismas características del deporte o aparatos ortopédicos son factores extrínsecos que pueden causar lesiones.
En los factores precipitantes se podrían incluir un sobreesfuerzo, un mal gesto a la hora de realizar el ejercicio físico o un traumatismo.

Lesiones más frecuentes en cada deporte.

En el ámbito deportivo nos encontramos con distintos tipos de lesiones, que van desde simples alteraciones musculares ( agujetas,calambres, contracturas,…) hasta lesiones musculares como distensión muscular o rotura de fibras. También son muy frecuentes las lesiones de las articulaciones con por ejemplo, la capsulitis, esguince de los ligamentos Que sostienen a las articulaciones o luxaciones. Otras lesiones frecuentes están relacionadas con los tendones como por ejemplo las tendinitis por las roturas

Pero lo cierto es que hay lesiones que son más propicias en unos deportes que en otros y para ilustrar os os vamos a poner algunos ejemplos.

Fútbol

La mayoría de las lesiones en el fútbol son de tipo muscular. Normalmente los isquios tibiales son los que más sufren roturas musculares sin olvidar las roturas del recto anterior del cuádriceps.
También nos solemos encontrar con patologías articulares como por ejemplo esguinces de ligamento lateral interno de la rodilla, esguince de ligamento lateral externo de tobillo y el más temido, la rotura de ligamento cruzado anterior de rodilla. La sobrecarga de gemelos es también bastante común entre los futbolistas..
Las roturas de meniscos y la famosa triada (ligamento lateral interno, menisco interno y ligamento cruzado anterior) son otras de las lesiones más recurrentes.

Ciclismo

Los ciclistas sufren mucho de tendinitis, especialmente la tendinitis rotuliana en la pata de ganso y en el tensor de la fascia lata. Esto se debe al sobreuso del tendón, ya que se producen unas 6000 flexiones extensiones de rodilla a la hora. También hay que tener en cuenta la metatarsalgia plantar que se produce por el atrapamiento de los nervios a nivel de la cabeza de los metatarsianos debido a la mala distribución de las presiones plantares contra el pedal pedal.
Otras lesiones típicas son aquellas provocadas por el sillín como la neurópatía del nervio pudendo o la Ingle dolorosa ocasionada por la posición demasiado alta del sillín que puede estresar la musculatura por sobreestiramiento durante la fase de extensión de cadera, en el punto más bajo del pedal.
El dolor de cadera a causa del pinzamiento femoroacetabular y la neurópatía del nervio cubital por el apoyo en el manillar son otras lesiones muy comunes.

Natación

Aunque el medio acuático es muy poco proclive a las lesiones, sí es cierto que éstas se pueden derivar por realizar gestos de forma repetitiva. La mayoría de las lesiones están localizadas en el hombro,especialmente en cronistas y mariposista, el 25% en las rodillas y el 10% en la espalda. El otro 25% restante se encuentra en otras zonas de la anatomía.
Para los que practican natación es muy importante trabajar la postura para evitar dolencias derivadas de la cifosis y lordosis provocadas por la técnica.

Atletismo

Los atletas y amantes del running deben saber que este es el deporte que provoca más impacto en las articulaciones inferiores y de espalda, ya que a cada zancada supone una fase de apoyo y otra fase aérea en la que los dos pies están sin contactar con el suelo. Se cree que las articulaciones reciben un impacto de fuerza igual a multiplicar por 3 el peso del corredor. Por este motivo la mayoría de las lesiones son causadas por exceso de impacto; la periostitis tibial y tendinitis rotuliana y aquilea se encuentran entre las más comunes.

Deportes de raqueta

La mayoría de las lesiones que sufren tenistas, jugadores de frontenis o padel, son producidas por el rebote de la pelota sobre la raqueta o la pala. Estos impactos pueden producir epicondilitis o codo de tenista y tendinitis a nivel del hombro. La tendinitis del supraespinoso es más común en jugadores de más de 40 años. Los problemas articulares relacionados con la rodilla y el tobillo también son muy frecuentes debido a los continuos movimientos de un lado a otro.

Esquí / snowboard

Según la Según la Sociedad Española de traumatología del deporte el 55% de las lesiones que se producen practicando esquí ocurren durante los primeros 7 días de aprendizaje. Este tipo de lesiones se localizan principalmente en la columna vertebral seguidas por lesiones en la clavícula, la muñeca y esguinces graves de ligamento cruzado anterior.

Nuestro consejo; si vas a practicar deporte sigue las recomendaciones de un profesional y en caso de lesionarte, acude rápidamente a un médico o fisoterapeuta que te ayude a recuperarte lo mejor posible.

Abrir chat