La Rehabilitación Vestibular es el conjunto de técnicas y ejercicios encaminados a favorecer la plasticidad del Sistema Nervioso Central mediante mecanismos de adaptación o a generar otros de sustitución en los pacientes con alteraciones del equilibrio, con el fin de mejorar la estabilidad global y favorecer su incorporación a las actividades de la vida diaria. En otras palabras, consiste en re-entrenar al cerebro para procesar la información que llega del sistema vestibular, la visión y la propiocepción (sensibilidad profunda) para que éste pueda desarrollar una estrategia de estabilidad y equilibrio.

Esta especialización de la Fisioterapia requiere profesionales altamente especializados y cualificados con una formación específica. En Kinética hemos creado la Unidad de Rehabilitación del Vértigo y el Equilibrio (U.R.V.E.) formada por especialistas en fisioterapia, otoneurología, neurología y psicología que hacen que seamos una referencia nacional en esta especialidad.

¿A quién va dirigida?

El tratamiento mediante Rehabilitación Vestibular va dirigido a personas que padecen vértigos, mareos, inestabilidad, dificultad para permanecer de pie o sentado, desequilibrios al mover la cabeza, inseguridad en la marcha etc. las consecuencias de estos síntomas pueden ser graves y condicionar el futuro de una persona generándole discapacidad funcional, aislamiento social y problemas psicológicos.

¿En que consiste?

El equilibrio se consigue gracias a la acción coordinada de tres sistemas:

  • Sistema Vestibular: órgano del equilibrio que se encuentra dentro del oído.
  • Visión.
  • Sistema Somato-Sensorial o Propioceptivo (Sensibilidad profunda): Información que llega a nuestro cerebro a través de articulaciones, músculos, tendones, etc.

La lesión de uno de estos sistemas puede ser compensada por los otros y en esta capacidad de compensación se basa la rehabilitación vestibular.
El grado de compensación vestibular central dependerá de la gravedad de la lesión y de la alteración primaria. Los mecanismos supletorios generados pueden facilitarse o acelerarse mediante ejercicios de rehabilitación y enlentecerse con la administración de sedantes. Es por ello, que el tratamiento mediante fármacos solo estaría indicado en la fase aguda de algunos tipos de vértigos y se recomienda su retirada en 3-5 días.

¿Es realmente efectiva?

La efectividad de la Rehabilitación Vestibular, en el tratamiento de los pacientes que han sufrido una lesión o hipofunción vestibular ha sido claramente demostrada y es conocida desde hace tiempo convirtiéndola en la mejor estrategia de tratamiento en pacientes con alteraciones del equilibrio.

¿Cuándo se recomienda empezar el tratamiento?

Aunque el reposo y los sedantes disminuyen la incapacidad del paciente que ha sufrido una lesión en el sistema vestibular, no son la mejor terapéutica para la recuperación ya que a largo plazo cronifican el problema. Es por ello que hay consenso internacional en empezar el tratamiento lo antes posible. De hecho la efectividad del tratamiento aumenta cuando se realiza de forma precoz.

 

 

Patologías frecuentes que tratamos desde esta especialidad:

 

Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB)

Se trata del vértigo más común. Uno de cada tres pacientes con vértigos, presenta esta patología. Se trata de episodios bruscos de vértigo, de breve duración (menos de un minuto) que se acompañan por la aparición de un movimiento rítmico de los ojos (nistagmo), provocado por cambios de posición, y que se reproduce al adoptar la posición desencadenante. Suele ser muy común que estas personas sufran el vértigo al tumbarse o cambiar de posición en la cama, al incorporarse o mirar hacia arriba.

Neuritis o neuronitis

Síndrome clínico caracterizado por aparición súbita de una crisis de vértigo intensa de varios días de duración con náuseas y vómitos, nistagmus espontáneo y desequilibrio postural, sin síntomas auditivos ni neurológicos.

Enfermedad de Meniere

Afectación del oído interno de evolución progresiva pero variable caracterizada por presentar crisis vertiginosas, hipoacusia perceptiva fluctuante, acúfenos y sensación de taponamiento o plenitud ótica. Se considera la cuarta cusa más frecuente de vértigo.

Migraña Vestibular

Se ha definido mediante 4 criterios:

  • Síntomas vestibulares episódicos de intensidad moderada.
  • Historia previa o actual de migraña de acuerdo con los criterios de la IHS-II.
  • Uno de los síntomas migrañosos siguientes debe aparecer durante al menos dos ataques de vértigo: cefalea migrañosa, fotofobia, fonofobia, síntomas visuales u otras auras.
  • Otras causas deben ser descartadas mediante pruebas complementarias adecuadas.

Vértigo Postural Perceptivo Persistente (VPPP)

Los síntomas incluyen sensación persistente de inestabilidad, balanceo, inseguridad, desequilibrio… sin vértigo rotatorio claro durante todos los días o la mayor parte de ellos, el paciente puede tener días libres de síntomas. Esta clínica dura 3 meses o más y empeora con:

  • El movimiento activo o pasivo de uno mismo, sin que se relacione con una posición o dirección específica;
  • La exposición a estímulos visuales en movimiento o patrones visuales complejos;
  • La realización de tareas visuales de precisión (ordenador, lectura…).

El Vértigo Postural Perceptivo Persistente (VPPP) comienza  generalmente poco después de un proceso que causa vértigo agudo, inestabilidad, mareos o alteración del equilibrio, tales como vértigo posicional paroxístico benigno (BPPV), neuritis vestibular, enfermedad de Ménière, accidente cerebrovascular, migraña vestibular, ataques de pánico con mareos, conmoción cerebral o latigazo cervical… lo que sugiere una disfunción vestibular previa. Rara vez comienza lenta y gradualmente sin un evento desencadenante, aunque no siempre es posible conocer la causa.

Por tanto, el Vértigo Postural Perceptivo Persistente (VPPP) puede coexistir con otros trastornos vestibulares, lo que puede confundir el diagnóstico ya que los pacientes pueden presentar otros síntomas, incluido el vértigo. La ansiedad o la depresión leve pueden estar presentes como comorbilidades, pero no son síntomas de VPPP. Los pacientes con VPPP evitan situaciones (exposición a estímulos visuales en movimiento o patrones visuales complejos, la realización de tareas visuales de precisión como trabajar en el ordenador,  lectura…) que pueden exacerbar los síntomas porque no quieren sentirse peor físicamente. Algunos evitan estas situaciones porque temen que algo terrible les pueda suceder. El VPPP es un trastorno fisiológico que puede tener consecuencias psicológicas

Presbivértigo y Presbiataxia

El presbivértigo es una afectación que engloba todas las patologías que suponen un envejecimiento de las estructuras que forman el órgano vestibular, dando lugar a una sintomatología típica de una afectación de dicho órgano.
La presbiataxia es la degeneración de las vías aferentes neurosensoriales del sistema nervioso (visión, propiocepción y vestíbulo), centros del sistema nervioso central y las vías eferentes del mismo, siendo una verdadera neuropatía senil.

Ototoxicidad

Algunos fármacos pueden resultar tóxicos y dañar las estructuras del oído interno, tanto al órgano de la audición como al órgano del equilibrio. Esta toxicidad puede ser reversible o irreversible.

Cinetosis

La cinetosis o mal de movimiento es un trastorno debido a que existe un desacuerdo entre el movimiento percibido visualmente y el sentido de movimiento del sistema vestibular producidos por la aceleración y desaceleración lineal y angular repetitivas producidas por automóviles, aviones, trenes o por mar. Otra de sus manifestaciones es el síndrome de adaptación espacial.
Sus síntomas más comunes son mareos, fatiga, pérdida de equilibrio, debilidad, dolor de cabeza, alucinaciones y náuseas.

Enfermedades del SNC que afectan al equilibrio

La gran mayoría de patologías del SNC que afectan a la motricidad van a repercutir en el equilibrio, como por ejemplo la Esclerosis Múltiple y el Parkinson,

Abrir chat