¿En qué consiste?

El Síndrome de Parsonage Turner, también llamado neuralgia amiotrófica o neuritis braquial, es una patología rara que afecta al plexo braquial, principalmente al tronco superior del mismo, ocasionando severas limitaciones tanto a nivel laboral como para llevar a cabo las actividades básicas de la vida diaria, ya que altera la funcionalidad del miembro superior afecto.

¿Cuál es su incidencia?

Está considerada una patología neuromuscular rara, ya que tiene una incidencia de 1.5/100.000 habitantes.
Tiene mayor prevalencia en mujeres entre los 30-50 años y solo afecta a ambos miembros superiores en el 25 % de los casos, por lo que es más frecuente que afecte solo a un miembro superior.

¿Cuáles son las causas?

La causa es desconocida, aunque en un 85 % de los casos hay factores en común que se asocian a esta patología, como son:

  • Infecciones: es el factor más común, ya sean tanto bacterianas virales o parasitorias.
  • Factores autoinmunes como el lupus.
  • Enfermedades reumatológicas que afecten al tejido conectivo
  • Intervenciones quirúrgicas que dañen el plexo braquial
  • Partos en mujeres.
  • Vacunas que se inyecten cerca del plexo braquial
  • Traumatismos que impliquen al plexo braquial
  • Ejercicio físico de alta intensidad sin preparación previa progresiva

¿Qué ocasiona a nivel clínico?

Podemos diferenciar 3 fases según su evolución:

1.- Primera fase (de horas a 2-3 semanas).

Fase de dolor, caracterizada por dolor intenso e incapacitante que ocurre de forma repentina en la zona de la escápula y el hombro, y aumenta con los movimientos. Es difícil controlarlo hasta con medicación.

2.- Segunda fase (de 3 semanas a 6 meses).

Fase de debilidad: caracterizada por la debilidad extrema (a veces parálisis) de los músculos del hombro y/o brazo, aparece tras el cese del dolor. La atrofia muscular consecuente aparece debido a la inmovilidad a causa del dolor intenso.

​​3.-Tercera fase (de 6 meses a 1 año)

Fase de recuperación: El pronóstico es variable, pero en general es favorable. Un 95 % de los pacientes se recuperan en un periodo de 3 años.

Diagnóstico diferencial

Los síntomas de los siguientes trastornos pueden ser similares a los del Síndrome de Parsonage Turner:

  • Neuropatía periférica aguda.
  • Neuropatía causada por alcohol, venenos o fármacos.
  • Inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis).
  • Bursitis.
  • Lesiones del manguito rotador.
  • Tendinopatía calcificada.
  • Síndromes de pinzamiento.
  • Síndrome de Guillain-Barré.
  • Radiculopatía cervical.
  • Esclerosis lateral amiotrófica.
  • Polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica.
  • Síndrome de desfiladero torácico.
  • Capsulitis adhesiva.

Importancia de la Fisioterapia en el Síndrome de Parsonage Turner

Este síndrome se beneficia enormemente de la fisioterapia. Siendo esta IMPRESCINDIBLE para la recuperación total del paciente.
Nos centraremos en disminuir el dolor, mantener la movilidad y la fuerza muscular, tanto como sea posible, sobre todo en la primera fase. Elaboraremos un plan de ejercicios individualizado y adaptado en función de la severidad de la clínica del paciente, e iremos progresando en los mismos hasta recuperar la totalidad de la funcionalidad del miembro superior afecto.
Serán muy útiles técnicas de neuromodulación para reducir el dolor, neurodinamia para mejorar el estado de los nervios afectados, terapia manual, mecanoterapia, ejercicio terapéutico, corrientes de electroestimulación, etc.