Todos sabemos que el ejercicio físico es fundamental para mantener el cuerpo y la mente sana. Por este motivo no debemos pensar que el deporte es exclusivo de niños y jóvenes, Todo lo contrario; tenemos que ser conscientes de que la actividad física es aconsejable a cualquier edad y que a medida que vamos cumpliendo años se vuelve incluso más importante.

Pero también hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo evoluciona a lo largo de la vida. Pasamos por diferentes etapas, la infancia, la pubertad , la juventud, la madurez y la adultez y la 3ª edad. y cada una de ella tiene características distintas y requiere sus propias necesidades.

 

¿Qué deporte se debe practicar en cada etapa?

Como hemos mencionado antes, cada etapa tiene unas características propias y unas necesidades específicas, por eso cuando hablamos de la práctica de un deporte hemos que saber cómo entrenar nuestro cuerpo según la etapa en la que nos encontremos.

Infancia

Esta es la época de crecimiento, cuando nuestro cuerpo está en plena fase de desarrollo. Por este motivo es muy importante que los niños practiquen una actividad física habitualmente, ya que es esencial para el buen desarrollo físico y mental del niño.

La práctica del deporte viene en forma de juego”

Jugar es lo más importante para el desarrollo completo del niño, donde aprenderá a desarrollar las cualidades motrices, coordinación, equilibrio, además de hacer del ejercicio físico un constante en su vida cotidiana. Saltar, correr, jugar al baloncesto, jugar en el patio, pasear… son actividades que se recomiendan durante la niñez.

 

Adolescencia

La adolescencia es el momento donde el cuerpo sufre los cambio más drásticos en nuestras vidas, es la etapa donde dejamos atrás la niñez para convertirse en adultos. Es el periodo en el que los músculos están en pleno proceso de formación por lo que el entrenamiento y el deporte es esencial para conseguir un desarrollo óptimo. También debemos tener en cuenta que el deporte nos debe servir como actividad para desarrollar la personalidad ya que nos tiene que ayudar a conocer mejor nuestro cuerpo y ganar autoestima.

“No es aconsejable someter al cuerpo adolescente a entrenamientos excesivos”

Hay que tener en cuenta que los músculos están en pleno proceso de formación con lo que someterlos a un entrenamiento excesivo podría ser contraproducente. Además el ejercicio físico debe favorecer el desarrollo integral del joven. Por eso, si elige la práctica de un deporte especializado como por ejemplo tenis, hay que complementarlo con otras actividades que compensen los desequilibrios que puedan ocasionar.

Algunos deportes recomendables para esta etapa son el balonmano, baloncesto, natación, patinaje, ciclismo, tenis, judo, esgrima, danza clásica, esquí, equitación, squash…

Juventud

De los 18 a los 35 años el cuerpo alcanza su punta más álgido en forma física ya que los músculos están en plena potencia.

“La juventud es el momento de practicar deportes que prevengan futuras afecciones”

La práctica de deporte a esta edad nos ayuda a estimular los músculos y desarrollarlos para que nos sirvan de protección. Es interesante enfocarnos en actividades encaminadas a entrenar la fuerza, la resistencia y la potencia.
Además, el cuerpo tiende a acumuar más grasa con lo que es importante que practiquemos deporte para evitar este proceso.
Deportes como aquagym, natación, senderismo, pilates, baile, tennis, correr… nos ayudarán fortalecer y equilibrar cuerpo y mente.

Edad adulta/ Madurez

Es el momento en el que nuestro cuerpo se estaciona empieza a experimentar una caída hormonal. El deporte nos puede ayudar a estimular ciertos procesos que nos permiten retrasar en envejecimiento prematuro.

“El deporte en la madurez sirve para prevenir el envejecimiento prematuro”

En esta etapa debemos centrarnos en actividades para mantener el tono muscular, insistiendo en el trabajo cardiovascular y respiratorio para prevenir posibles afecciones futuras. La práctica habitual de deporte es primordial para mantener el metabolismo activo.

Si no hemos sido una persona activa durante toda tu vida o llevamos muchos años sin practicar deporte, es recomendable consultar con un profesional antes de comenzar cualquier actividad física, ya que nos guiará y recomendará qué deportes nos convienen realizar y cómo hay que hacerlo para prevenir posibles lesiones.

Tercera edad

A partir de los 65 años el cuerpo empieza a perder movilidad, debido a la disminución de la capacidad de movimiento de las articulaciones, junto con un descenso de la altura.
Otros cambios en los adultos mayores relacionados con el paso de los años son la pérdida de equilibrio corporal, cambio en la manera de caminar, disminución en la velocidad al andar, menor capacidad para levantarse rápidamente de un asiento y pérdida de la masa muscular.

“ Es importante que en esta etapa de la vida no perdamos la movilidad”

En general se recomienda practicar ejercicio físico de forma moderada .Las actividades recomendadas para la 3ª edad son caminar, montar en bicicleta al aire libre o estática, bailar, natación, yoga, taichi, pilates, gimnasia aeróbica de bajo impacto, aquafitness (gimnasia en el agua).

Y si no se ha realizado nunca actividades deportivas, es buen momento para empezar, pero de forma gradual y tranquila mejor si es bajo la supervisión de un profesional.
Y por supuesto, antes de comenzar es conveniente que el médico evalúe a través de nuestro historial nuestra capacidad para poder realizar ejercicio físico y recomendarnos así los más adecuados para nuestras condiciones personales.