En la última década se ha hablado mucho y bastante bien sobre los beneficios que tiene el Pilates para la salud. Las clases de Pilates son ya un “must have” en todos los centros deportivos y gimnasios que se precien. Este tipo de actividad se ha vendido como el “ejercicio saludable” que puede realizar cualquier persona, en especial si padece alguna dolencia de espalda o si tiene la necesidad de recuperarse de alguna lesión.
Pero lo cierto es que, aunque esta información es veraz, no ha llegado al usuario de forma correcta. Y me explico; mucha gente no sabe diferenciar entre el Pilates que se practica en los gimnasios y el Pilates Terapeútico que se practica en los centros de rehabilitación y clínicas fisioterapéuticas. Esta diferenciación es muy importante ya que la salud puede estar en juego.

El método Pilates

Antes de entrar más en materia, lo primero que debemos saber es que el Pilates es un método desarrollado por Joseph Hubertus Pilates con el objetivo de fortalecer el cuerpo mediante la actividad física. Hasta aquí no parece algo tan novedoso, pero lo innovador del método es que no se trata sólo de fortalecer el cuerpo, sino también de coordinar completamente “el cuerpo, la mente y el espíritu. En este sentido lo que Joseph Pilates pretendía que este método, denominado por él como Cronología, sirviera para “desarrollar el cuerpo de modo uniforme, corregir las malas posturas, restablecer la vitalidad física, fortalece la mente y elevar el espíritu».

Para llevar a cabo su idea, elaboró unas pautas de ejercicios cuyos principios se basaban en:

  • Respiración
  • Concentración
  • Control
  • Centro
  • Precisión
  • Ritmo
  • Desarrollo del equilibrio muscular
  • Movimiento integral del cuerpo

Pilates de Gimnasio

Ambos, el Pilates de Gimnasio y el Pilates Terapéutico, siguen a rajatabla estos principios mencionados anteriormente, pero se diferencian principalmente en que el Pilates en centros deportivos consisten en un monitor impartiendo clases a un número elevado de alumnos. La desventaja de esto es que el monitor no puede controlar el ejercicio de cada alumno ( si lo está haciendo correctamente o no, si la respiración la controla si contrae perfectamente el músculo transverso o no…). Además estas clases son globales, es decir, no suelen estar divididas por niveles, edades, ni por personas que tengan o no alguna dolencia en la espalda.
Todo esto no quiere decir que el Pilates de gimnasio sea perjudicial o no recomendable, al contrario. Esta es una actividad muy saludable siempre y cuando la persona que lo vaya a practicar tenga nivel de entrenamiento medio o no padezcan ninguna dolencia del aparato locomotor.

Pilates Terapéutico

A diferencia del anterior, el Pilates Terapéutico sólo puede ser impartido por Fisioterapeutas, ya que por ley, sólo los profesionales sanitarios pueden tratar a una persona con una lesión.
Además las clases se imparten en un entorno donde se prima la individualidad, es decir, se personalizan los ejercicios a las características de cada individuo. Las clases son de pocos alumnos, entre 1 y 6, para que el fisioterapeuta pueda ir observando y corrigiendo a cada persona y enseñando ejercicios de manera individual. Normalmente las clases se dividen por niveles, teniendo en cuenta el estado del alumno (dolencia, edad, nivel físico, etc…), y no se fuerza a la persona a seguir el ritmo de otros, sino que realiza las actividades a su propio ritmo.
En nuestro caso, disponemos de clases para grupos de hasta 6 personas y clases de Pilates Individual, en especial para personas presenten lesiones o síntomas dolorosos. En este último caso añadimos también otros ejercicios terapéuticos de fisioterapia para tratar mejor la dolencia.
Antes de ingresar en un grupo de Pilates, ofrecemos unas clases previas de formación en el método para que los alumnos puedan incorporarse en el grupo plenamente y sin problemas. En el caso de pacientes con lesiones, se van pautando sesiones individuales hasta normalizar los síntomas. Una vez normalizados, si todo va correctamente, se les propone entrar en un grupo reducido.

¿Qué patologías se benefician del Pilates Terapéutico?

El Pilates Terapéutico está indicado a todas aquellas personas que tengan alguna lesión o problema en el aparato locomotor, que quieran fortalecer su cuerpo sin dañarlo, o simplemente quieran obtener un control integral de su cuerpo y cuidarse.

Las patologías que más se benefician del Pilates Terapéutico son muchas, pero quizás la más importantes y con más evidencia científica es el Dolor Lumbar Inespecífico.

Para terminar sólo deciros que en ningún caso consideramos que el Pilates Terapéutico sea mejor o peor que el Pilates que se realiza en un gimnasio. Lo único que sí hay que saber es qué opción elegir dependiendo de nuestro estado de salud y objetivos.
Nuestra recomendación es que si hay alguna dolencia (vértigos, hernias discales, protusiones, neuralgia, artrosis, artritis…) o problemas de espalda (cervicales, dorsales o lumbares), lo mejor es ponerse en manos de profesionales de la salud y siempre comunicárselo al monitor para que lo tenga en cuenta.

Abrir chat